“VEN A MI CASA ESTA #NAVIDAD…”. tinta&acuarela/cartón 77×50 cm

Esta no es una Elegía, un ensayo o similar. Tampoco es una obra apologética al #dadaísmo aleman de #Max Ernst o el #Realismo fantástico del polaco Zdzislaw #Beksinski

Aunque sea admirador de la Obra de ambos e inclusive, este trabajo tenga que ver con los horrores de la guerra que padecieron ambos artistas y que de ello, deviniera la obra tan peculiar de ambos…. pero no. No.

Esta obra no es de ninguna manera una apología a la guerra, insurrección cívica, terrorismo, golpe de estado o como se le quiera dar en llamar a quien lo quiera, como quiera y cuánto quiera.

Todo lo contrario -y en ello me identifico con el soldado y luego artista Max Ernst- en declarar mi total negación de la guerra, -la que vivimos en #Nicaragua durante este 2018 y contra cualquier otra guerra-como solución para resolver los problemas a los que siempre, siempre, se les puede encontrar solución pacífica bajo un diálogo civilizado, de altura.

Por ello y para ello es esta Obra:

”#Ven a mi casa esta Navidad”

Si llegase la misma a ser una #apología, lo sería a #La Paz, a la convivencia #Armónica entre los seres humanos, pues los resultados son irreparables cuando se trata de vidas perdidas para no retornar.

Hay muchos que no podrán llegar a casa esta Navidad….

“Tú que estás lejos de tus amigos,

de tu tierra y de tu hogar

Y tienes pena, pena en el alma

porque no dejas de pensar…”

Los muertos, están tan lejos que son intocables, pero están tan cerca como lo es el recuerdo. Y seguro en aquellas familias que perdieron a alguien en las contiendas de este fatídico año, van a recordarles y hasta hacerlos que estén presentes en el sentimiento

#Total Solidaridad de nuestra parte con estos familiares.

Compartimos ese dolor aunque no hayamos conocido a ningún caído personalmente. No importa. Ni menciono ningún bando. Basta que haya sido alguien capaz de morir por lo que creía para que tenga nuestro respeto y basta con que fuese un ser humano con familia, personas que lo amaban y que él o ella amaban, para que tengan mi silencio adolorido solo roto por este escrito con esta obra dedicada a ellos, sus familiares y amigos que ya no lo tendrán a la par, ni podrán verle más que a través de una fotografía o similar.

EL TÍTULO DE LA OBRA

Dicen que los artistas plásticos no debemos explicar nuestras obras porque estas deben hablar por sí mismas o ser interpretadas por el observador. Pero como yo soy un irreverente iconoclasta, no estoy por adoptar posturas afectadas y además, soy escritor. Me gusta escribir y creo que mis observadores deben de conocer -es mi forma de mostrar respeto y agradecimiento a ustedes- lo que intenté o pretendí hacer.

Primero, para los que no lo supieren, el título de esta obra es el segmento de esa canción que en mi país y creo que en muchos de Latinoamérica, escuchamos como un villancico navideño.

La primera vez que la recuerdo tendría quizás unos catorce años y desde entonces la canción la traigo asociada a gratos como a dolorosos momentos en tantas y tantas navidades de estos largos años.

Cómo está de ahora. Tanto dolor. Tanto luto en el país no me da cabida para celebración de ningún tipo. Si pudiera , iría a realizar un recorrido por las casas en donde están esas familias con ausentes. Pero como decía, no conocí a ninguno. Ni siquiera a los que están presos y que tampoco podrán estar en casa con sus familiares.

“Tu que esta noche no puedes

dejar de recordar,

quiero que sepas

que aquí en mi mesa

para tí, tengo un lugar”

Más que en una mesa. En el corazón. Aunque parezca vacuo.

Yo lo sé. Yo lo estoy sintiendo.

LA OBRA

La canción se está escuchando dentro de mí mientras pinto y voy buscando la forma y el color.

Terminé de escucharla hasta que terminé de pintarla.

“Por eso y muchas cosas más,

ven a mi casa esta navidad…”

Los muertos están ahí y escuchan la canción llamándolos a casa… en el primer plano a la izquierda está uno, sentado que te mira y puedes ver sus ojos, como que no saben ni donde se encuentra ni porque está ahí. ¿Te interroga? ¿Que te estará preguntando?

A la par, a la derecha, una mujer con la cabeza entre sus piernas, en posición de cuclillas, parece haber dado cuenta de su nueva realidad al despertar de un sueño el cual no acepta y llora desconsolada. ¿Llorará por ella? ¿Por lo que dejó? ¿Ambos, todo? Todo lo perdió. Perdió su vida. El mundo siguió adelante, pero sin ella. Eso duele ¿no?

Más allá, al plano izquierdo, otra mujer. Esta sí ha escuchado la canción pero se lleva la mano a los oídos tapándose. No quiere escucharla. Le molesta hacerlo. Sus ojos son casi inexpresivos, ¿o no? Está fuera de sí. Su despertar ha sido abrupto y le causa dolor el alma…. ¿es que se está manifestando su Alma en este momento? ¿Como puede ser si esta muerta? Se ha levantado de entre los muertos. ¡Esta canción me ha sacado de mi tranquilidad….no puede ser! ¡No quiero escuchar nada!. ¡No!

A la derecha en ese mismo plano, un hombre se ha detenido. Empezó a caminar, pero el peso de esta realidad le hace detenerse como para pensar. Su pensamiento le cansa. ¿Podrá pensar en realidad? O acaso, se siente vencido? ¿Por quien? ¿Que? Solo la muerte varón. Solo la muerte.

En el plano de adelante, al centro, a la izquierda, una mujer en semi hinojos, ha atendido el llamado de la canción navideña y ha caminado hacia el sitio de donde parece que viene el canto. Es un Árbol Navideño muy luminoso con una Estrella fulgurante por encima, tal y como es la tradición navideña. La luz es blanca, cegadora. Ella, encandilada se ha detenido y postrado en esa posición mientras se cubre los ojos con su mano izquierda. Tal vez y pueda darme cuenta un poco mejor de lo que está pasando. ¡Esto no me lo puedo perder!

A la par , un poco más adelante de ella, esta un varón que se encuentra en una posición que parece reverenciar lo que tiene adelante. Junto al árbol navideño está un “árbol de la vida”, árboles de metal construidos por el gobierno y que para muchos, son un símbolo del poder actual que gobierna al país. ¿O será acaso decepción? ¿De que? ¿Porque? Su postura puede indicar que está estirándose en el piso hacia adelante, pero su sombra le delata y se muestra con los brazos elevados al cielo en posición de reverencia. ¿La sombra le sigue o es él quien se ha rebelado hasta con su sombra?

En el plano medio, a la derecha, están los vivos convocados a la celebración de la Navidad también. ¿Quienes son estos? Son los presos por las razones políticas de la confrontación pasada. Presos en una jaula, son empujados por -al parecer- familiares que desean llevarlos al sitio en donde parece salir la canción navideña y está dándose la celebración …. ellos quieren participar. ¡Tenemos derechos! Grita una mujer desde ahí. El gobierno no ha indultado. Pero los familiares se las ingenian ¿podrán llegar hasta el árbol? Un Niño ayuda a empujar la jaula. Una mujer y un hombre, hacen el esfuerzo. Tal vez. Tal vez…en el último momento….

A los flancos, los crucificados. ¿Son muertos o están bajo tortura? ¿Tortura?! No! No puede ser eso aquí! La visión es apocalíptica y recuerda cuando en los años ochenta durante la revolución, un dirigente amenazó con hacer algo similar con la derecha de entonces. Parece quedar en un misterio en esta obra, de quienes se tratan esos en realidad y quizás por ello no se detallan rostros ni la configuración de los cuerpos. Solo crucifixión, luz, dolor y sombra. Bueno, un poco de misterio y otro poco de imaginación, siempre son buenos….

El suelo se ha cuarteado, parece un sismo. Yo noto cierto movimiento. ¿Ustedes no? Al fondo, una montaña, parece el volcán MOMBACHO. Ah! entonces, este sitio es la llamada Rotonda de Ticuantepe y, más allá, debería de estar Masaya, la ciudad símbolo de varias insurrecciones en la historia recientes de los últimos 40 años.

El cielo muestra una noche con colores siniestros, rojizos. Parecidos al que vimos la noche del terremoto del setenta y dos un 23 de diciembre…

No. DIOS no lo quiera! Con lo que hemos pasado, ya es suficiente!

“Ven a mi casa esta Navidad….”

La canción se ha callado en la mente, pero sigue bullendo clara en el corazón de todos los hombres y mujeres de buena voluntad que en el planeta quieren vivir en Paz y celebrar la época más linda de todo el Año:

La Navidad!

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s