NIÑA TRAVIESA

para mabm

Y esta niña me ha clavado

como mariposa al techo

para mirarla como una estrella

mira y se embelesa

ante su mano traviesa

que mata de amor

con su cálido verso

Más creo que no lo sabe

y siento que no lo piensa

que me hace sangrar

por su verbo

divino, inmaculado, eternamente

bello

no lo haga

que ni lo piense

dejar de hacer su verso

que solo quiero

morir de amor

por siempre

dulcemente clavado

al cielo raso

y yo

silente,

agonizante,

admirando

impoluto

el brillo enhiesto

de su alma

camposdeoro,

18 dic 2018

Estándar

“#SEÑOR DE LA DIGNIDAD Y DE LOS HOMBRES DE LAS TIERRAS ALTAS”. (Combate de la Quebrada del Perro) (#cuento histórico e ilustración en #pintura japonesa sobre papel)

Un día de 1497 el Teyte* de los Dirianes, vio aquel muchachito recién nacido y le dijo a su hija:

-gracias, hoy hay un nuevo gran Teyte diriam**-

Solamente dos años antes, los europeos habían arribado a tierras de América. Las estrellas y sus dioses vieron con agrado su presencia en este mundo físico natural

Le llamaron Diriatzin (Señor de los Diriánes en lengua otomangue) o Diriam ghen (Dirianghen (el dirian = de las selvas altas de la manquesa, de Diriambán; ghen = del lugar de los dirianes).[2]​

Predestinado a ser un gran guerrero y líder, lo prepararon en cuerpo, mente y espíritu para ser precisamente eso. Y lo fue.

El guerrero y cacique más temido y respetado aún por sus enemigos, los más lejanos maribios, caribicis, matagalpas así como sus vecinos nahuas del otro lado al sur del rio Ochomogo .

Señor de Dignidad, Valentía , Espíritu Inclaudicable.

Vinculado desde niño al Jaguar, por poseer su espíritu como Teyte semidiós.

Era muy diestro desde jovencito en el uso de la espada pesada con dientes filosos de pedernal o huesos a ambos lados especialmente y a diferencias de algunos otros caciques que por costumbres enviaban al frente de sus tropas a un diestro Capitán de Guerra, Diriangen, asumía directamente él la punta de avanzada del combate

-Yo no aceptaré sumisión alguna, ni dejaré que manoseen mi religión, nuestra tierra, nuestras mujeres, nuestras familias.. Nada.

Yo voy a probar que esos que han venido, no son dioses, sino hombres que sangran y mueren como nosotros. –

-Bien por Nicarao si los dejó entrar para estudiarlos mejor fingiendo sumisión. El cree que esa es su mejor estrategia..Yo no.Soy El Jaguar y Los voy a combatir hasta expulsarlos de nuestras tierras-

Al salir al primer encuentro con el español, quienes iban muy preocupados tratando de protegerse y proteger el oro que les había proveído Nicarao, el Cacique Diriangen de manera astuta, se presenta rodeado de 500 guerreros, 17 bellas mujeres muy elegantemente vestidas y adornadas, portando hachas de oros de 14 Kilates, gallinas hermosas y otros menesteres que por supuesto, impresionan al español produciéndoles una mezcla de sentimiento de respeto y un tanto de confianza.

En una parada militar sin precedentes, Diriangen se presenta, despliega sus banderas y saluda de mano al Capitán Español.

Al ser conminado al sometimiento religioso y al bautismo , Diriangen, con firmeza les dice que le den tres días para pensar en ello.

Aprovecha entonces subrepticiamente para contar bien el número del contrincante, observar posibles debilidades y girar instrucciones.

Los españoles continúan avanzando por las altas tierras de la Manquesa Diriambina.

Gil Honzales, que a pesar de todo está en tensión, dispone una mejor organización de sus tropas, y coloca los cuatro caballos, unidos a arcabuceros en cada una de las aristas o puntas de la cerrada formación al estilo falange.

Al pasar por la Quebrada conocida como “quebrada del Perro” ya en territorio de Diriamba, las fuerzas se desorganizan por la estrechez del paso, lo rocoso del terreno y la pendiente empinada hacia abajo.

Sábado 17 de abril, ese fue el lugar escogido por Diriangen, que con tropas de unos cuatro mil enardecidos guerreros , bien emboscados por diferentes puntos, atacan al español a eso del mediodía, justamente hora de más calor en que algunos españoles i disciplinadamente aprovechan para refrescarse y tomar agua.

Cuatro horas de combates, el español se reorganiza y hace valer su superioridad técnico militar, pero han tenido bajas, si Gil Gonzalez no toma decisiones rápidas pueden acabar todos ahí. Los nativos no ceden. Combaten con una fiereza inusitada alentados por su Líder Diriangen quien combate uno a uno, cuerpo a cuerpo contra el enemigo. Golpea aquí, ordena por allá, manda refuerzos a otro lado y sigue golpeando y golpeando. Su estado cae con fuerza derribando hombres barbudos.

El Capitán Español da la orden de retirada. Esto puede terminar en enorme derrota y atrasar por mucho tiempo más la conquista de este territorio.

A decir verdad, estos salvajes me han vencido esta vez. Prefiero retirarme con el grueso de mis fuerzas y El Oro que llevo, aún intacto. Esto es lo principal. Oro y Poder. Ya habrá tiempo para dar una mejor batalla.

Las bajas indígenas son muchas. Esas máquinas infernales lanzan fuego a distancia..sus espadas y largas lanzas cortan la carne fácilmente causando bajas de muerte de mis hombres, y esos animales, esas bestias que echan espuma por la boca…, aplastan a nuestros hombres y les dan una gran ventaja.

Pero sangran!

Sangran y mueren como nosotros!

Son hombres y no dioses!

La superioridad técnica militar, hizo la gran diferencia, pero pese a todo la batalla fue una victoria de Diriangen y sus bravos guerreros .

Persecución en breves emboscadas sorpresivas a través de la selva, los españoles iban de salida del territorio, emboscados.

Más allá, les esperaban las fuerzas nicaraos que después de fieros combates desorganizaron y vulneraron aún mas a la compańia española haciéndolos huir ante una inminente derrota total

Toba, toba, suja…..(“anda, vete en buena hora…”)

toya, toya ( “corre si puedes, corre, corre”)- gritaban los niquiranos, mientras los atacaban, golpeaban y se retiraban para volver de inmediato desde otra dirección

Aquel Abril glorioso después de los encuentros de resistencia indígenas: el 5 de abril entre Nicarao y el Español a través de un desafiante diálogo culturalmente difícil para el español en donde el Cacique habría de medir sus intenciones

Luego el 17 de ese mes, la batalla de Diriangen para luego culminar con los ataques en oleadas de Nicarao ya para eso a fines de abril cuando el invasor pasa por la zona de Quoauhlcapolca, ciudad Niquirana , confiado Gil Gonzalez que sus fuerzas no serían tocadas por el “Bueno y pacifico” Nicarao.

Diriangen y Nicarao continuarían combatiendo al invasor una y otra vez.

Nicarao muere productos de sus heridas en batallas tiempo después contra las tropas inmisericordes de Francisco Hernández de Córdoba enviado del Gobernador más sanguinario de la colonia: Pedrarias Dávila con sede en PANAMA.

Diriangen, hubo de replegarse hacia tierras mas altas y montañosas, se cree que dio su última gran batalla en Apastete, el volcán Casitas, cercano a lo que hoy conocemos como Chinandega, en donde su ejército fue totalmente derrotado después de seis años de batallas continuas, alzando a todo hombre digno de las tribus que poblaban Nicaragua en el pacifico del país contra el invasor español.

Lo último que logró verse después de aquella batalla en el Casitas, fue un bravo Jaguar que salió de la maleza sin que nadie pudiera jamás, darle caza.

*Teyte: Rey, el Señor. Generalmente el Cacique de un pueblo y un semidiós

** Teyte Diriam: Señor de los hombres de las tierras altas. Las alturas de lo que hoy conocemos como Diriamba

Referencias Wikipedia.

(2) Arguello Molina. Caciques y Conquistadores en Diriamba. pág. 49

N de autor: las fuentes han sido serias y abundantes para elaborar este escrito que tiene carácter de ficción debido a que no es un Ensayo, ni pretende conciliar lo irreconciliable de tantas fuentes eruditas e institutos de investigación que se han consultado desde MEXICO hasta Nicaragua.

Estándar

“#NIQUIRANOS:#DANZA #RITUAL DE #LOS VOLADORES” (Tlachko Patlani*) técnica pintura china/ papel vegetal 90 gr 42x30cm

“#NIQUIRANOS:#DANZA #RITUAL DE #LOS VOLADORES”

(Tlachko Patlani*)

tecnica pintura china/ papel vegetal 90 gr

42x30cm

Se lanzan al vacío atados por una cuerda desde la punta del mástil, el cual ha sido cortado previo a una oración de los guerreros y la comunidad pidiendo perdón a la Madre Naturaleza y luego llevado al punto sin que el palo toque el suelo.

Los guerreros se preparan una vez que el mástil ya está asegurado al piso y mediante una escalera suben a la punta en forma de cruz, la cuerda está retorcida por vueltas.

Haciendo gala de arrojo, los valientes se lanzan al vacío a una altura de alrededor de 40 metros. La cuerda se va desenrollando mientras los valientes giran alrededor del mástil haciendo todo tipo de acrobacias, imitando el vuelo de los pájaros, hasta ir descendiendo poco a poco al suelo.

Es un ritual sagrado de nuestros antepasados NAHUAS que existieron desde algunos territorios de los EEUU, MEXICO y Centro America con posiblemente algunas ramas nahuas aún más al sur.

En Nicaragua, fueron los NIQUIRANOS (#Nicaragua,#Rivas) la rama Nahua y con sus variantes geográficas y culturales del caso, el “Volador” si bien era usado como danza ritual para dar gracias a la Naturaleza y al Universo Espiritual, así como a la armonía entre ambos,

también era un ejercicio guerrero de adiestramiento del guerrero.

El Cacique Nicarao era un diestro campeón de estas lides, así como uno de los Caciques de mayor formación espiritual, de acuerdo a las fuentes consultadas**

En algunos lugares de MEXICO se le denomina la Danza de las Guacamayas (laskas) tanto por la imitación del vuelo como por el colorido de las vestimentas que ahí se usaban de acuerdo a la referencia de cronistas de Indias como Oviedo y otros investigadores modernos arqueólogos y antropólogos mexicanos.

La UNESCO en el 2009 declaró a esta Danza Ritual “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”.

En la pintura, esquematizada, simulada de acuerdo a los patrones de la pintura china y japonesa que se emplearon acá, solo se muestran dos valientes, siendo esta un variantes que también se usó en el territorio niquirano, ya que su origen clásico usaba cuatro guerreros simbolizando los cuatro puntos cardinales. Sin embargo, la aplicación de dos o de cuatro, era permisible en esta danza, de acuerdo a los criterios y costumbres propias del lugar nahua en que se usara.

Parte de la comparsa, además, la integraban un guerrero sentado en la plataforma que remata el mástil (no se

Muestra en la pintura) y un flautista o tamborilero en su calidad de caporal para entonar música de salutación al Sol.

Gracias por la atención y sus comentarios, como siempre

*traducción propia de acuerdo al diccionario náhuatl- español

** Perez Estrada, en “Ensayos Nicaragüenses”

Wikipedia

Instituto Centroamericano de Historia

Estándar

“#TARJETA PARA ESTA #NAVIDAD EN #NICARAGUA”. mix/papel Xuan. 46x34cm

Apaga esa luz

y no pierdas la esperanza

no compitas con la aurora

criatura del camino,

sigamos a oscuras

que la paciencia aguante este momento

y detenga la ansiedad

del sepulcro

el barrote frío en una cárcel

y en cada cuarto secreto

donde se encuentra el verbo

que perece y desaparece.

Todos esperando están

los muertos y los vivos

y aún no llega la Navidad.

Guarda pues, el icono que idolatras

en ese árbol fulgurante

fetiche de clásicos colores

estampas y regalos prometidos

La Nochebuena no es solo un momento,

la alegre fiesta

de canciones repetidas,

taimadas borracheras

de cada año,

calendario de pasiones.

Esta Navidad

es Nicaragua

de amor adolorida

que corre por las calles

y por el pálpito de la sangre,

el sentimiento acumulado

se agolpa

se agita

explosiona.

Un Espíritu se está moviendo

ahora por todos lados

buscando anidar

en el que vive

en el que espera

en el que muerto

en el que anda

con el hastío

del asedio a cuestas

en la familia silente

de la oración en ristre

crucifijo en mano.

Anda,

fluye,

se mueve,

pasa,

desaparece

y reaparece

por allá, por acá

el Sagrado

el Bendito.

Espera entonces tu momento,

el de todos

deja que El Espíritu

se mueva y siga por ahí

de puerta en puerta

de sitio en sitio

de sangre en sangre

donde cayó el compañero

salpicando de muerte

la familia que agoniza

y junto con él

se muere

en la calle caliente

en la noche fresca.

Va y sigue

limpiando por ahí,

perfuma con azahares

incienso, rosales

No compitas con su luz

Menos con un árbol

Mejor, Abre tu puerta

esa de corazón cerrado,

extiende tus brazos al viento

sana dolores del tiempo

y deja que te abrace mansamente

Déjate llevar,

por Amor

te lo suplico

El dulce sopor que te entrega

lo vale,

te embriaga

te recompone

el Alma.

Espera,

esperando,

que los muertos

están con nosotros

y jamás se han ido

solo esperan su momento

de hacer todos juntos

esta fiesta

de Amor, Justicia, Libertad

celebrando todos

por siempre todos

una Eterna Navidad .

Estándar

“#EL ENCUENTRO”. #acuarela mix/cartón

EL ENCUENTRO

Cada uno había escuchado hablar del otro desde lejos en la distancia y en el tiempo.

Gil Gonzalez Dávila, El Capitán español a cargo de la expedición, conocía de un poderoso Cacique cuya tribu se extendía en la lontananza, como monarca de enormes extensiones de tierra que iban desde el territorio de Nicoya en lo que hoy conocemos como el norte de Costa Rica, hasta sitios que abarcaban casi toda la franja del Pacífico de lo que hoy se conoce como Nicaragua.

Aseguraban, que el cacique llenaba por nombre también ese: Niqueragua, Nicaragua o simplemente Nicarao, algo más eufònico. Pero todo apunta a que su nombre real era Macuilmiquiztli que significaba “cinco muertes”. Esto ponía nervioso al capitán español, quien contaba con solo cien hombres, cuatro caballos, un sacerdote y el apertrechamiento de rigor del soldado consistente en espadas de doble filo, algunos con arcabuces , ballestas, lanzas de largo alcance y puntas de metal templado.

-“Bien armados, pero muy pocos” – pensaba Gil Gonzalez, presa del horrendo calor que se filtraba como un horno a través de las armaduras en su abrupto caminar por la selva.

Macuimiquiztli en cambio, iba camino a recibirle, se dice que con aproximadamente diez mil hombres. El era un gran líder y poderoso guerrero, cabeza rapada en señal de ello según las tradiciones de los indígenas de toda la zona y de los Niquiranos o nicaraguas en particular.

Pero la llegada de esos hombres con pelo en la cara, montados sobre enormes bestias y vestidos de manera extraña y reluciente, según lo comentado por sus exploradores, se asemejaba a las leyendas de sus antepasados que mencionaban justamente el arribo de estos hombres, de una descripción similar y que por demás, los iban a someter a ellos a sus costumbres y religión.

El cacique que era hombre de guerra, pero también era hombre sabio, de mucha formación en diversas disciplinas como astronomía, biología, religión y otras que había venido adquiriendo en su instrucción como cacique designado a ocupar el mando, desde niño, estaba actuando como tal, como sabio y estratega militar.

La fuerza, sí, pero para dialogar y llegar a un entendimiento de Paz para ambos bandos.

Respetuoso y receloso de los principios de su sociedad teocrática, sabía que necesitaba conocer al visitante y evaluarlo personalmente. También debía auscultar si eran estos mismos los de la leyenda y si sus dioses aprobaban su sometimiento o no.

El español, tampoco pensaba en guerra si no era necesario.Todo se sabría en unos minutos. El encuentro estaba cerca.

***

A través de la historia y de los siglos, los cronistas e historiadores han contado mucho. Sabemos incluso que a través de intérpretes el Encuentro fue pacifico y productivo para ambas partes. El español, no entró en guerra pasmado por la sabiduría encerrada en las preguntas que sobre diversos temas complejos realizó el cacique y que Gil Gonzalez contestó como pudo atribuyéndolas a la divinidad de Dios.

El cacique, notó por su parte, el desmedido interés de aquellos hombres en El Oro.

Aceptó someterse a su religión y sus leyes pacíficamente, aprovechando para conocerlos más y si era necesario-como lo fue- hacerles la guerra.

Sí, más al norte otro cacique con otra visión de las cosas, Diriangén de los Chorotegas, atacó frontal y beligerantemente a las tropas españolas con enormes bajas indígenas dada la superioridad técnico-militar y experiencia organizativa de casi siete siglos de batallas contra los moros por parte del ejército español.(Historia militar de Nicaragua. Ejército Nacional)

Gil Gonzalez tuvo que huir rápidamente ante las oleadas y embestidas indígenas que parecían no reparar en sus muertos y heridos, pese a las escasas bajas que mostraban los españoles.

Saliendo del territorio, fueron atacados por los niquiranos. Aquello se tornó muy hostil y complejo y ante una derrota real inminente, se vieron obligados a embarcarse alejándose de aquel sitio.

El Encuentro, que pudiera haber resultado bajo control de ambas partes, se había salido de orden.

Con el tiempo, veinte y siete años que duró el sometimiento de Nicaragua, solo quedaron alrededor de diez mil indígenas de cerca un total de un millón estimado a inicios de la conquista existentes en el territorio.(Dr Jaime Incer)

Pero El Encuentro continuó. Nos mezclamos unos con otros. De las culturas mezcladas nació otra particular.

Raza amerindia sencilla, alegre, humilde pero que no deja de ser misteriosa, altiva y guerrera, cuando es necesario…

Sucedió hace cuatrocientos noventa y cinco veranos.

Estándar

“#MUERTE DE MACUILMICUIZTLI O CACIQUE #NICARAO”. #Acuarela/papel 300 grs. 46×30 cm.

“MUERTE DE MACUILMICUIZTLI O CACIQUE NICARAO”

Agonizando tras las heridas mortales que había recibido en lo que sería su última batalla contra las fuerzas españolas de Pedrarias DAVILA comandadas por Francisco Hernández de Córdoba, el Gran MACUILMICUIZTLI ( cinco muertes en idioma náhuatl), NIQUERAGUA o simplemente NICARAO, gran Jefe de los Niquiranos la tribu más grande y que daría el nombre a NICARAGUA, caería rendido a la muerte en un intento desesperado por alcanzar la Isla Sagrada de OMETEPETL u OMETEPE , la Tierra Prometida, según las premoniciones sagradas de los antiguos ancestros Mayas y Aztecas, en donde el cacique guerrero quería depositar sus restos mortales.

Quedaría bañado en sangre ante un lecho de sacuanjoches, a la orilla de un arbusto de madroño, que en una de sus ramas posa un Guardabarranco. Lo que después serían denominadas como la flor, el árbol y el ave nacional de Nicaragua, respectivamente.

La futura nación, se muestra en la espectral figura de una joven indígena. Es la Nicaragua que sufre al verlo desesperado arrastrándose por llegar hasta las aguas del lago Cocibolca y ahí alcanzar la pequeña embarcación con que normalmente se servia el Cacique para navegar hacia la Isla, Santuario Sagrado de Oración, cuando quería hablar con sus dioses, meditar o simplemente estar solo.

Según los retazos fragmentados de nuestra historia amalgamados bajo la ficción imaginativa del realismo mágico latinoamericano y la plástica de este autor, se ha dado origen a esta pintura a lápiz y acuarela como parte de la serie Historia de Nicaragua y sus Guerras interminables.

Pronto abordaré :

EL ENCUENTRO DE NICARAO Y EL ESPAÑOL

MACUILMICUIZTLI

EL ZOMPOPO

y otras, en homenaje a los hermanos rivenses nativos de OMETEPE

Estándar